• Jani Gross

CÓMO MANTENER TUS HÁBITOS SALUDABLES EN ESCAPADAS, DÍAS CON AMIGOS Y VIAJES

Hace poco me fui de viaje un finde largo con una amiga y muchas me preguntaron cómo me manejaba cuando viajaba respecto a la alimentación, ejercicio, etc. Les cuento un poco cuál es mi perspectiva al respecto y distintos tips que pueden aplicar. Hay varios factores a analizar, vamos por partes:


MOTIVO

Primero hay que entender a qué apuntamos. Ya sea un día en la quinta de una amiga, un fin de semana a la costa, una escapada corta con tu novio o vacaciones de dos semanas a una cultura totalmente distinta.

1) ENTRENAMIENTO

Sincerate con vos misma y preguntate qué necesitás para que sean TUS VACACIONES, por que es totalmente subjetivo. Hay gente que entrena a fondo todo el año y cada tanto necesita un respiro de su entrenamiento y poder aflojar un poco para recuperar energías y motivación a la vuelta.

Hay otras personas que todo lo contrario: No tuvieron tiempo ni ganas de entrenar durante el año, se la pasaron trabajando o con exceso de cosas que impidieron que puedan ejercitarse y las vacaciones es un espacio propio para poder relajarse y reglarse ese tiempo. Si querés descansar, ¡más que merecido! Te propongo que hagas caminatas tranqui para conectarte con vos, con tu entorno y mantener el cuerpo oxigenado. Si estás con tu pareja, familia o amigas es un buen momento de charla. Acá cualquier destino es apto: playa, pueblo, ciudad, montaña: prácticamente en todos lados se puede caminar y manejás tu ritmo, tiempos y horarios.

Si querés regalarte este tiempo y recuperar el tiempo perdido: ¡no te mates! En pocos días no vas a poder hacer lo que no hiciste en todo el año, empezá de a poco para evitar lesiones. Nada peor que tener accidentes en medio de las vacaciones.


¿De qué forma podes arrancar sin ponerte en riesgo?

-Buscar un hotel o Airbnb que tenga gym y hacer una rutina de 20 o 30 minutos.

-Ir a caminar o trotar por la montaña/campo/playa/quinta/pueblo.

-Ver qué studios/gyms/clases hay cerca de la zona y anotarte en una clase, ¡que no te de vergüenza! Nadie te va a estar mirando y si te miran: ¿¿¿queeeee te importa???

-Entrenar donde te estás quedando, quizá es la quinta de tu amiga o tu tío, buscar un cómplice para hacer algo en el jardín juntos. (¡¡Pueden hacer las guías de Total Fit!! Son aptas indoor chusmeen la web)

-Probar junto con un profesor un deporte acuático si estás en la playa o lago o escalada si es en la montaña.



Fíjate qué tiene para ofrecerte el destino y la naturaleza a donde vas. Y buscar un profesional que te guíe si es algo nuevo.



Les cuento lo que suelo hacer en mi caso 

Normalmente si es un destino como una ciudad nueva (o también montaña) donde me la paso caminando porque estoy recorriendo, no suelo entrenar aparte porque ya es suficiente con las mil horas de caminata y prefiero tener energía para disfrutar el día en vez de estar muerta a las 6 pm y no querer saber nada más. 

Caminata en la playa con Cata


Si estoy en modo chill (playa/ quinta) a veces entreno tranquila a la mañana (algo como las guías Total Fit, un HIIT que no requiera elementos), disfruto de un gran desayuno buffet (mi debilidad: si es de hotel genial y sino me lo armo yo misma con mil opciones para elegir para sentirme en modo vacaciones) y después salgo a pasear y quizá en el medio me siento en un parque o playa a disfrutar el aire libre, leer un libro o lo que sea.


Con Pablo muchas veces hacemos “running turismo” cuando llegamos a un destino que no conocemos, salimos a recorrerlo mientras vamos a correr, ¡es un 2 en 1 muy práctico!


Hay veces que si es un lugar que ya conozco y no voy a hacer turismo sino que visito a amigos o familiares ahí si quizá me anoto en alguna clase de algo distinto sólo porque me divierte salir de la rutina y probar cosas nuevas. Esto es algo que incorporé hace poco y me copa.


Clase de Spinning cuando visitamos a nuestros amigos


Siempre respeto mis ganas, de todas formas mi personalidad es demasiado activa por lo tanto suelo querer hacer mil actividades en el día. 

Recomendación: Ajustate a TU energía, TUS ganas, lo que VOS sientas que te haga bien.








2) ALIMENTACIÓN

Idealmente lo mejor es cuidarse SIEMPRE más allá si es un día rutinario del año o si estás de vacaciones. CUIDARSE ME REFIERO A QUERERSE: es decir comer alimentos que te nutran, que te hagan sentir bien como también esos que te tientan y son un mimo al alma pero siempre respetando tu cuerpo (no restricción + no atracón). Si es un día en la quinta de tu amiga o fin de semana en la casa de alguien podes tomarlo como un día de relajo y te adaptas a lo que hay o sino preguntas si podes colaborar con algo (budines fit para la merienda, un postre healthy, unos veggies con hummus para la picada, etc.). De esta forma te aseguras que haya opciones healthy y de última ahí decidís si queres comer la chocotorta o no, pero al menos tenes opciones.


Desayuno en el lago con lo que había en la casa. Preparé para todos tostadas integrales, varios omelette con tomate, palta y fiambres (quesos en feta y jamón natural). También puse un bowl con frutas.

Si te vas a otro país donde se come distinto: Parte de la experiencia es probar toda

la comida que haya, está bueno poder adaptarse y entender la cultura dónde estás. No por eso quiere decir que comas mal, simplemente es distinto. Lo importante es saber elegir y la frecuencia con que se haga. Probar no significa matarse con lo primero que veas.



Pongamos ejemplos para que se entienda mejor:

Si estás en un hotel y hay desayuno buffet: casi siempre hay opciones internacionales si es un lugar turístico y algunas opciones del país. Suele haber frutas, panes, cereales, yogures, jamón, queso, huevos, facturas, etc. Y algunas preparaciones del lugar, por ejemplo en Brasil seguro vas a ver pan de queijo, torta de mandioca o tapioca, cuadraditos de coco, mil frutas, jugos, etc. ¿Mi recomendación en esos casos? Mantener el criterio que soles usar en tu día a día e incorporar algo distinto para probar. Por ejemplo: Tu primer desayuno puede ser una tostada de pan integral, 1 huevo duro, 1 feta de jamón, un poco de palta, algo de fruta y probas un cuadradito de coco.

Uno se tienta y muere por comer todo al mismo tiempo. RESPIRÁ: hay tiempo, no es el fin del mundo, al mediodía vas a probar otra delicia del lugar, a la tarde y a la noche. ¡Que no te agarre ansiedad! A la mañana siguiente podes probar otra opción: yogur con cereales, frutos secos, semillas, frutas y un brigadeiro (una trufa típica de Brasil). O quizá preferís desayunar como siempre y guardarte una opción para comer de postre más tarde. O aprovechar full el desayuno y después comer más liviano o hacer tu próxima comida recién cuando tengas hambre. Esto lo hago bastante porque AMO los desayunos.


Primer parte del desayuno en México era dulce, y la segunda salada: pedíamos "chilaquiles" o "huevos con chaya" u omelette con jamón y queso panela. Cada día probamos algo distinto.

En cada comida podes ir alternando: en el almuerzo comes Feijoada por ejemplo (si seguís en Brasil jaja) y a la noche un pescado grillado con ensalada. Un día comes un postre típico y otro día le das un respiro a tu sistema digestivo. Desarrollar criterio propio es clave para después no sentirse mal por lo que se comió o quedarse con ganas de eso que dejaste de comer. 


Helado riquísimo de un lugar que nos habían recomendado



Cada uno puede seguir su instinto o basarse en un objetivo puntual (comer más natural, o probar de todo y no privarte de nada, etc.) o seguir lo que tu nutricionista te recomiende.


Quizá estás en un lugar dónde sólo se sirve comida típica del lugar. En ese caso podes adaptarte al 100% y comer eso mismo, por ejemplo estás en Japón y sólo sirven sopas, arroz y pescado para el desayuno. ¿Por qué no abrir la cabeza y probar? Si es un estilo de comida muy pesada quizá la mejor estrategia es bajar la porción y después sumar algunas frutas para complementar. ¿Estás negada a lo nuevo? OK: podes comprar algo que te resulte “más normal” en un mercado y tenerlo a mano en las comidas. 

3) SNACKS PARA EL VIAJE


AVIÓN Chocolates healthy: clave en mi bolso

Primero que nada si tenés alguna condición/intolerancia particular podes pedir comida especial sin costo adicional. Normalmente desde la web de la aerolínea haces el pedido. Suele haber opciones para vegetarianos, gluten free, sin azúcar, con pescado, etc. Yo suelo pedir gluten free pero eso no garantiza que sea realmente saludable lo que me den. A veces te dan un muffin lleno de azúcar y químicos pero está hecho con harina gluten free. Por lo tanto mi recomendación es que más allá si te pedís comida especial o no, llévate algo por las dudas para tener a mano: galletas de arroz, barritas de cereal caseras, mantequilla de maní, pochoclo, chocolates bajos en azúcar, frutos secos, hasta te podes llevar muffins o un budín fit si es un viaje largo así tenés varias opciones. Tuppers y ziplocs: tus mejores aliados.


Pedacitos de budín que me sobró y pochoclos caseros

AUTO

Claramente no podes pedir comida especial :) Así que llévate opciones como un wrap, tarta, tupper descartable con algo que no requiera frío, un sándwich, muffin casero, cookies healthy, budines fit, etc. Prob


ablemente frenes en estaciones de servicio pero no suele haber muchas opciones viables. Quizá consigas un yogur o frutos secos.

De estas opciones que menciono llevo en cantidad por las dudas tanto para el viaje como para los primeros días. Cuando estás recorriendo y te agarra hambre en medio de un lugar donde no es fácil encontrar una tienda o algo que te guste/caiga bien ya sabes que tenés unos frutos secos en la mochila y ya. Las frutas también siempre salvan. Una vez que estás en destino ya podés ir al super y comprarte nuevas opciones: ¿qué mejor programa que recorrer un supermercado con productos desconocidos?


DESTINO

No es lo mismo irse al campo que a una ciudad, a las montañas o la playa. También cambia si es invierno o verano, si hay nieve o está insoportable de calor. Cada factor cambia y hay que contemplar todo lo que nos rodea para ajustarnos a la circunstancia. 

1) ENTRENAMIENTO

En este aspecto también está bueno adaptarse al entorno, por ejemplo si estás en la montaña hacer hiking, trekking, caminatas por el bosque, etc. Y si estás en la playa: ir a nadar, bucear, caminar por la arena, andar en bici bordeando la playa, etc. Si vas a esquiar: ese ya es un deporte per se, si vas al campo: ir a correr, trotar, andar a caballo, armar un partido de fútbol o volley entre los integrantes del viaje, etc.


Hiking con Cata, camino a la playa

2) ALIMENTACIÓN

Respecto a los alimentos lo mismo: Lo ideal es consumir lo que sirvan fresco del destino. Si hay costa preferir los pescados, si es un lugar donde se cultivan muchos tomates, consumir esta verdura como preferencia y así le sacan el jugo y nutrientes a cada alimento. Y probablemente sea lo más rico que vayas a probar.

3) ALOJAMIENTO Llevé un budín fit de Weekfit al airbnb

Podes ir a un hotel que incluya desayuno buffet o directamente quedarte en un airbnb con cocina así evitas salir todos los días a comer y de paso ahorras un poco. Si es la casa de otra persona podes llevar ingredientes de tu casa o comprar por ahí cerca y cocinar en conjunto.


TIPS EXTRA

-Tener siempre una botellita de agua a mano, muchas veces el agua de la canilla del destino nos cae mal por que es distinta a la que consumimos normalmente. Además mantenerte hidratado es clave.

-Incluir clases de yoga o meditación en el destino: ya sea la quinta de tu amiga o Japón puede ser muy revelador. ¡Probalo! Uno está súper permeable porque se relaja y baja la guardia.

-Alejarte de las zonas turísticas para comer: normalmente no es comida propia del lugar y la calidad no suele ser la mejor.

-Mantener ciertas rutinas que sabes que te hacen bien, por ejemplo: tomar un vaso de agua con limón apenas te levantas, tomar probióticos, un té digestivo post cena, estiramientos, etc. Para no desacomodar tanto a tu cuerpo.

-Buscar en Google Maps desde tu celular restaurantes healthy. Podes poner “vegano”, “vegetariano”, “saludable” o alguna palabra clave del estilo y te va a mostrar las opciones en el mapa. 

-Aprovechá para dormir más horas de lo normal, probablemente cada noche llegues cansada y te desplomes, tratá de recuperarte todo lo que puedas. Todo el año con despertador merece una pausa al menos en tus vacaciones, ¿no?

-Jet Lag: Si cambias de país y el horario cambia, mi recomendación es que te adaptes al ritmo y horarios del nuevo destino. Es decir si para tu país de origen son la 9 pm y cuando llegas a destino son las 6 am: desayuná y arrancá el día. Tomatelo con calma pero tratá de hacer las comidas con los nuevos horarios y dormí cuando se haga de noche y no antes, a menos que seas de las personas que pueden dormir una siesta de 20 minutos y se sienten mejor, pero corres el riesgo de sentirte peor porque te baja todo el cansancio junto cuando te levantás. La primera noche tratá de irte a dormir temprano y date unas horas extra para recuperarte. Normalmente el cuerpo se acostumbra en 2 o 3 días.


#viajes #tourgourmethfmon #totalfit #entrenamiento #escapadas #viajefit #viajehealthy #vacaciones







0 vistas